X
Uso de Cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Historia


Nuestra finca está situada en el litoral norte de la isla de Gran Canaria, en el paseo marítimo del Puertillo de Bañaderos, en el municipio de Arucas.

El nombre de Bañaderos es uno de los primeros topónimos que se citan en las denominadas Crónicas de la Conquista de Gran Canaria (1478-1483). El nombre primigenio de Bañaderos, “Los Vañaderos”, deriva de la utilización que hacían los habitantes prehistóricos de la isla, sobre todo las mujeres adscritas al estamento noble, como lugar para el baño. Allí se encuentran charcos como el llamado 'Charco de las mujeres' y el 'Charco de las princesas'.

La Finca Lairaga se construyo a mediados del siglo XX, en el año 1952.

Las primeras casas que se establecieron en Bañaderos lo hicieron en las proximidades de la Iglesia y de la actual calle San Pedro. Aquí se encuentran las principales construcciones del lugar, además de las existentes en la Avenida Lairaga, de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Todas estas edificaciones se distinguen por la excelente decoración en cantería, siguiendo la pauta marcada por el neoclacicismo.

La Finca Lairaga, erigida a mediados del siglo XX, en el año 1952, fue durante años residencia de uso exclusivamente familiar, un enclave perfecto para las reuniones y los tenderetes de los fines de semana, y un retiro sin igual para los periodos vacacionales. En la actualidad, ya entrados en un nuevo siglo, la familia Jiménez emprendió su restauración manteniendo imperecedera sus orígenes y creando un lugar de ensueño, ofreciendo una alternativa a la celebración de eventos en los salones de hotel. Y es así como nace la idea de reorientar este espacio y destinarlo a celebraciones, encuentros sociales y demás eventos de esta índole, con la idea de compartir con todos ustedes esas sensaciones y vivencias familiares, deseando que formen parte de nuestra tradición.

 

Queremos que formes parte de nuestra tradición